Cómo volver loco de pasión a un hombre

Cómo volver loco de pasión a un hombre

Cómo hacer el amor a un hombre para volverlo loco por ti. Por Lynda Pineda

Colega perversita, decidí escribir este artículo porque he recibido varios correos de algunas lectoras preguntándome básicamente lo mismo:

¿Cómo puedo seducir a mi esposo? y

¿Cómo hago para ser una excelente amante y hacer el amor más rico?

Loading...

Por eso, hoy quiero hablarte de una forma de hacer el amor que permite una mayor  compenetración entre tú y tu pareja.  

Déjame decirte que las mujeres no somos las únicas que amamos el sexo lento y sensual. Ya sabes, el tipo de sexo en el que hacemos el amor con calma y sin prisas. Una reciente encuesta consultó a cientos de hombres y encontró que aunque a la mayoría de ellos les encanta un rapidito, el 65 por ciento quiere jugar y explorar a su mujer durante 45 minutos o más.

Cómo volver loco de pasión a tu hombre

Claro que a los hombres les gusta tener sexo rápido y furioso. Y es divertido hacer el amor en lugares donde corres el riesgo de que te pillen. Sin embargo, cuando haces el amor lenta y sensualmente es cuando más puedes compenetrarte con tu pareja.

Seguramente vas a ser la primera mujer que le muestre a tu hombre lo divertido que es hacer el amor lenta y pausadamente. Pero incluso si no eres la primera, si sigues los pasos como te explico a continuación, ten por seguro que le brindarás a tu hombre una experiencia que no olvidará jamás.

Ambas sabemos la cara que él pondrá cuando le digas que quieres sexo… sea rápido o sea lento. Incluso si a tu hombre le encanta un rapidito, él no va a decirte que no por el sólo hecho que quieras hacerlo distinto.

[ Lee también: ¿Qué le gusta al hombre en la cama? ]

Puede que te pongas un poco nerviosa al ser tú la que va a llevar las riendas en el  próximo encuentro sexual con tu hombre. Puede que sea algo nuevo para ti tomar la iniciativa, pero no tienes nada que temer, con los consejitos de Lynda Pineda, serás una experta de inmediato.

Prepara el terreno con mensajes de textos calientes

Los mensajes de texto son la forma más fácil de calentar a tu hombre. Empieza temprano en el día y envíale mensajes traviesos del tipo:

“Tengo un plan muy travieso para nosotros esta noche”

“Si estuviera allí ahora mismo, me metería debajo de tu bajo tu escritorio y….”

“Quisiera sentir tu boca en mí…”

“No puedo esperar hasta que llegues a casa… creo que voy a jugar solita”

“Estoy tan caliente en este momento, no puedo esperar a ponerte las manos encima”

Preparando el terreno para la seducción

Comienza con algo tan simple como abrir las ventanas por unos minutos para que entre aire fresco que limpie el ambiente. Aunque puede parecer cursi, unas flores frescas y velas en el dormitorio invitan al romance. Pon sábanas limpias en la cama. Puedes variar colocando un poco de talco para bebés entre las sábanas…. se siente maravilloso en la piel desnuda cuando las cosas se pongan calientes más tarde.

El mayor desafío cuando se trata de introducir a tu hombre al sexo sensual es controlar su ímpetu. Amiga, vas a tener a tu hombre suplicando para que lo trompetees (je je je) y créeme, tu estarás más que dispuesta.

Pero…

Se fuerte y recuerda que tu objetivo es tener sexo lento y sensual, así que debes hacerlo esperar tanto como puedas. Él te lo agradecerá al final.

[ Lee también: Cómo hacerse desear por un hombre ]

Una manera fácil de controlar el ímpetu de tu hombre es con un buen masaje. Si no estás acostumbrada a dar un masaje, no temas, aquí te mostraré cómo darle a tu hombre un masaje que lo pondrá a tono para que después te haga el amor como un conejito en celo.

Algo que nunca falla para poner el ambiente sensual, es la música. A mí me encanta poner música de los 80 y 90´s, no sé, me parece que las canciones románticas viejitas tienen algo que me pone calentita.  

Empieza por ducharte con él

Cómo volver loco de pasión a un hombre

Me encanta darle la bienvenida a Richard toda mojadita, jejeje…

Una parte importante de tener sexo sensual con tu hombre es mostrarle lo mucho que te preocupas por él. Una manera estupenda de hacer esto de una forma sexy es tomando una ducha juntos. Así lo hago yo con mi Richard, y tú también puedes hacerlo con tu adorado tormento:

Cuando tu hombre llegue a casa, corre directo a la ducha y deja correr el agua. Déjale una nota en la puerta y dile que lo esperas allí.

Cuando entre, haz que se voltee y después de enjabonarte las manos, pásale la espuma por toda la espalda deslizando tus manos a cada lado de su columna vertebral hasta llegar al cuello.

Rasgúñalo ligeramente, sigue por sus brazos y luego repite el movimiento por su espalda.

Importante: Tienes que tomar el control

Para prepararlo para la excitante experiencia sensual que viene a continuación, lo único que necesitas es su aprobación para llevar las riendas esta noche. Cuando quiero que mi Richard me complazca mis caprichitos le hablo de esta manera:

“Papito, ¿me dejarías que esta noche me encargue de hacerte el amor?”

La forma en que yo convenzo a Richard es pegando mis téticas contra su espalda y moviéndolas en círculos sobre su piel.

Dile que pegue las manos a la pared del baño y dedícate a enjabonarle de arriba abajo toda la espalda. Una vez que hayas finalizado por detrás, te toca asearlo por delante. Dile que vas a dedicarle el 100% de tu atención a sus partes bajas.    

Pero recuerda, tú eres quien tiene el control, así que dile que no va a suceder nada hasta que tú lo decidas.  

La clave para volver loco de pasión a tu hombre es irlo excitando poco a poco

Una vez que lo hayas enjabonado de la cabeza a los pies, dile que es tu turno y gírate contra la pared del baño y deja que él haga lo suyo.

Diviértete mientras él te devuelve el favor. Y si es necesario, guía sus manos hacia dónde quieres que te enjabone con más énfasis. 

Si se pone juguetón, recuérdale que tú eres la que está a cargo, y lo mandas a secarse diciéndole que se acueste en la cama boca abajo y que te espere allí quietecito. Recuerda que toda esta anticipación es el condimento para tener un lento pero intenso sexo sensual.

Es hora de un delicioso masaje

Sube encima de él y siéntate en sus muslos, inclínate hacia adelante y presiona tus pechos contra su espalda.

Ronronea y susúrrale al oído algo sucio como…

“Me encanta la sensación de mis pezones en tu espalda”

“Me encanta lo que tienes entre las piernas”

Siéntate y agarra el aceite de masaje que has puesto previamente en la mesita de noche (te sugiero que pongas la botella de aceite en una taza de agua caliente antes del masaje).

Cómo volver loco de pasión a un hombre-masaje erotico

Con un masaje erótico preparas a tu hombre para lo que le viene después…

Aplica un poco de aceite en tus manos y frótalas para calentarlas. Comienza masajeando suavemente los músculos del cuello y hombros. Continua masajeando mientras te inclinas hacia adelante y le besas la parte posterior del cuello.

Colócale un poco de aceite en la espalda y con los dedos juntos, lentamente desliza tus manos hasta el final de su espalda y luego sube de nuevo hasta la nuca.

Esta técnica es muy fácil de aplicar y muy placentera. Varía la velocidad de tus movimientos, separa tus dedos para darle una sensación diferente o incluso puedes utilizar tus uñas para rasguñar levemente su piel y darle mayor placer.

Desde ahí, comienza a masajearlo dándole largos y sensuales movimientos en forma de ocho que se expandan por toda su espalda. Desde las nalgas hasta la nuca, pasando por el centro de su espalda, varía los movimientos de duro a suavecito. Una vez más, usa tus uñas para rasguñarlo suavemente.

Es tiempo de jugar: 10 poderosos consejos sensuales

En este momento, tu hombre estará casi suplicándote que le toques, beses y aprietes su pene, testículos y demás. Dile que es hora de que se dé la vuelta y que se prepare porque vas a hacerlo tuyo.

Aquí es la parte donde le explicas que te toca a ti explorarlo completico con tu boca, que lo vas a recorrer todo, todito y que no se preocupe que la espera bien vale la pena.

[ Lee también: Cómo ser sensual y femenina sin hacer ningún esfuerzo ]

Una vez que lo tengas boca arriba, sigue estos diez consejos para convertirlo en tu esclavo sexual de por vida: 

Comienza con un simple toque – una vez más, siéntate en sus muslos de modo que su pene quede frente a ti. Dile que ponga las manos detrás de la cabeza. Mantén contacto visual con él y, comenzando por los hombros, levemente recorre con la punta de tus dedos desde su pecho hasta llegar a la punta de su pene y luego dirígete hacia los huesos de su cadera. Repite esto 4 o 5 veces.

Es hora de unos besos bien sensuales – Inclínate hacia adelante de modo que tus pechos rocen su abdomen y pecho, y bésalo. Ligeramente al principio, luego abre la boca y dale un intenso beso francés. Como estás sobre él, puedes controlar la presión del beso. Retrocede y luego inclínate hacia atrás. Varía la presión y explóralo con tu boca.

Caliéntalo – Mientras lo besas, lenta, muy lentamente… desliza tu mano hacia abajo pasando por su pecho y barriga hasta que estés muy cerca de su pene. Muy lentamente agarra sus testículos y acarícialos suavemente con las yemas de tus dedos.

¿Qué desea mi rey? – Pregúntale, “¿Qué quieres, bebé?” Dile que tú también quieres eso que él quiere. Pregúntale si quiere que se lo chupes o si quiere estar dentro de ti. Ten presente en todo momento que tú eres quien manda.

O simplemente haz lo que tú quieras – Él estará tan sorprendido y excitado por lo que le estás haciendo que probablemente no sabrá que pedir y te preguntará que quieres hacerle.

Bueno… haz lo que quieras, hazlo esperar hasta que estés jadeando de deseo tanto como él y lo desees más que nada. En este punto, si eres como yo, seguramente querrás comerte a besos su salchichota y hacerlo gemir de placer.

Déjate llevar por la perversita que llevas dentro y excítalo aún más usando las siguientes técnicas:

Bésalo de arriba hacia abajo – Comienza besando su pecho. Pásale la lengua en círculos por cada pezón, luego bésaselos  y chúpaselos disfrutando el momento tanto como él.

Traza una línea con tu lengua desde su pecho hasta su barriga y acércate lo suficiente a su pene para que se desespere de placer. Luego, repite y acércate un poco más en cada ocasión. Termina besando la punta de su pene suavemente.

Ya se acerca el momento de tocar la trompeta – Levántate y pídele que abra las piernas. Recuéstate sobre él y deja que tus pezones acaricien su piel suavemente. Luego coloca tu cabeza sobre su estómago de manera tal que tu mejilla quede justo al lado de su pene.

Agárraselo – Dile que te encanta estar así. Que no puedes esperar para tener su miembro en tu boca. Ha llegado el momento de agarrárselo. Empieza acariciándoselo con los dedos muy ligeramente y luego sostenlo fuerte con una mano, siente su firmeza y ​​dureza. Dile que te encanta verlo así… duro y excitado.

Inclínate y chúpaselo de arriba a abajo. Mójalo con tu saliva para que se ponga resbaladizo y puedas deslizar fácilmente tu mano alrededor de la base. Usa tu otra mano para agarrarle los testículos y masajéaselos con suavidad con tus dedos.

Cómo volver loco de pasión a un hombre

¡Olvídate de la dieta y vuélvete toda una golosa!

¡Es hora de trompetear! – Mueve tu lengua alrededor de la punta de su juguetico y gira tu mano alrededor de la base del pene y disfruta viendo como se excita con lo que le haces.

Luego de volverlo loco con tus primeras chupaditas, es hora de que te pongas intensa.  Mueve tu lengua a lo largo del prepucio y chúpaselo suavemente. Chúpalo como si de un helado se tratara. En este momento puedes aceptar que te diga qué quiere que le hagas. Ha sido un buen chico y merece que lo hagas terminar intensamente.

Cómo volver loco de pasión a tu hombre

Ahora sabes cómo hacer el amor a un hombre para volverlo loco, y también sabes que el sexo sensual es una forma natural de mimar, consentir y darle placer a tu hombre. Espero haberte convencido de intentarlo, y mejor aún, inclúyelo en tu repertorio  sexual y practícalo a menudo. Por favor, no dudes en dejar un comentario y hazme saber si te gusta el sexo lento y sensual tanto como a mí.

Loading...

A Otras personas también les gustó:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.