Cómo perder el miedo a las mujeres

como perder el miedo a las mujeres

 

4 claves para superar el miedo a hablarle a las mujeres

 

De pie, al lado del revistero, hojeando una Cosmopolitan, te encuentras con el rostro más hermoso que has visto en tu vida.

 

Su cabello es castaño y sedoso. Su piel se ve tan radiante y tan increíblemente suave. Levantarte a esta bella chica haría que te sintieras en la cima del mundo.

 

Pero sientes un profundo miedo en las entrañas.

 

Sabes que incluso si tuvieras las agallas y te le acercaras, no sabrías qué decirle.

 

Te sientes tan nervioso y tan patético, que tú mismo te rechazarías si fueras ella.

 

 Así que das vuelta atrás sin ni siquiera acercártele.  

 

¿Te parece conocida esta situación? Si es así, sigue leyendo…

 

Lo primero que tienes que saber es que todos los hombres se ponen nerviosos al momento de acercarse a las mujeres. Yo ciertamente lo sé.

 

Pero, lo nos separa a ti, a y a mí, del resto de los hombres es…

 

¡Cómo manejamos el miedo!

 

La mayoría de los hombres dejan que el miedo los paralice… no sólo con las mujeres, sino en otras circunstancias de la vida, como su carrera, y esa es la razón por la que desafortunadamente la mayoría de los hombres nunca logran el éxito que desean.

 

[ Quizás te interese: Cómo acercarse a las mujeres en eventos sociales ]

 

En primer lugar, observa de donde provienen tus miedos. El problema está dentro de ti. No tiene nada que ver con las mujeres.

 

Si estás pensando en ser rechazado antes de hablarle, eso significa que de entrada te estás acercando a las mujeres con una actitud negativa en mente (estoy suponiendo, pero creo que si eres como la mayoría de los hombres, si te acercas a las mujeres es porque quieres levantártelas, ¿no?).

 

Prueba esto: acércate a las mujeres sin tener ninguna expectativa. Sin metas. Sin objetivos.

 

Déjame contarte acerca de un problema que solía tener. Soy por naturaleza introvertido. Así que para vencer mi timidez, me obligué a charlar con todo el mundo, sin importar quiénes eran: chicas bellas, chicas feas, gordas, ancianos, mujeres, niños, personas paseando perros, etc.

 

Hablaba de temas neutros, como el clima, fútbol, algún programa de televisión, cualquier cosa, pero, nada que ver con tratar de levantarme a alguna mujer.

 

El resultado de todo esto fue que me hice realmente bueno hablándoles a las personas desconocidas a las que me acercaba.

 

Después de eso, sin embargo, cometí un error. Me dije a mí mismo:

 

“Ya que soy tan bueno hablándole a la gente, y me he convertido en una persona extrovertida, ¿por qué estoy perdiendo el tiempo hablándole a cualquier persona, en vez de hablarle a mujeres hermosas?”

 

Así que limité la gente con la que hablaba… y mi ansiedad por hablar con las mujeres al azar me invadió una vez más. Era como si nunca hubiera tenido toda esta práctica charlando con extraños.  

 

En ese momento me di cuenta que lo que sucedía era que me había convertido en dependiente.

 

Antes de siquiera abrir la boca, en lo único en que pensaba cuando hablaba con una mujer era: “Voy a tratar de levantarme a esta chica”… y me estrellaba contra una pared. Era fatal.

 

¿Por qué?

 

Porque lo único que pasaba por mi mente era cómo seducir a esta mujer, perdiendo toda tipo de espontaneidad, y lo peor es que ella notaba mi ansiedad, y eso hacía que me botara lejos sin tener siquiera la oportunidad de entablar una conversación.

  

Aquí hay algo que te recomiendo que intentes: siempre que salgas, habla con tres personas, pero hazlo sólo por practicar. No lo hagas de verdad.

 

Como lo estás haciendo por práctica, no te limites sólo a hablar con mujeres hermosas. En general, me he dado cuenta que las personas de edad avanzada (hombres y mujeres) y las mujeres gordas, son muy comunicativas, y es fácil entablar conversación con ellas.

 

Si te ayuda, establece un límite de tiempo para tus interacciones prácticas, como hablar con una persona durante 1 o 2 minutos y luego te sales de la conversación.

 

Dices algo como: “Bueno, estoy en camino a encontrarme con un amigo. Fue bueno hablar contigo”. Y luego simplemente te alejas.

 

Una vez que has hecho tus prácticas y ya tienes experiencia, puedes ligar con mujeres atractivas. Sin embargo, hazlo sin tener ningún tipo de pensamiento sexual  en mente.

 

Por ejemplo, si una chica pasa frente a ti en un pasillo, dile algo como: “Disculpa, me podrías indicar tal cosa” (Y luego pregúntale cualquier cosa que te lleve a establecer un dialogo).

 

Sin embargo recuerda: no tengas ningún resultado en mente. Así que no importa si la chica te responde mostrándose indiferente o incluso siendo grosera.

 

Porque puede que te encuentres con una que otra malcriada. De hecho, cuando llegas a un punto en el que has charlado con muchas mujeres, te darás cuenta que las respuestas groseras por parte de ellas te resbalan.

 

Vas a tener una actitud de: “ja, ja, ja, qué original… Ella es la que se pierde la oportunidad de conocer a alguien muy interesante”.

 

He sido rechazado más de una vez. En una ocasión una chica me gritó “¡Vete!” antes de que pudiera siquiera abrir la boca.

 

En fin, qué se va a hacer, eso fue en Caracas, y aquí la gente anda muy a la defensiva por el miedo a la inseguridad.

Con esa experiencia aprendí que en las grandes ciudades es mejor evitar acercarse a las mujeres en plena calle, y optar por entablar conversación en sitios donde se sientan seguras, como los centros comerciales.   

 

En otra ocasión me acerqué a dos chicas, sólo para practicar, y justo después de decirles: “hola,” ambos me dieron la espalda al mismo tiempo, como si estuvieran sincronizadas.

 

Ahora pienso en eso y me río.

 

Pero, ¿sabes qué? las mujeres por lo general son muy receptivas, y por cada rechazo, te encontrarás con que hay muchas chicas sumamente gentiles con las que podrás entablar conversaciones muy interesantes. 

 

Piensa en ello como construir una casa. Pones un ladrillo por vez y lo cementas. Ladrillo, cemento. Ladrillo, cemento. Toma su tiempo, pero eventualmente las paredes estarán listas (lo que significa que has terminado la parte más difícil).

 

Para hacerlo un poco más psicológico, realmente no hay tal cosa como “estar nervioso.” Tú no “te pones nervioso”, como si fuera algún tipo de virus de gripe que invade tu cuerpo.

 

Todos los sentimientos de nerviosismo vienen de adentro. Pasas por una serie de procesos de pensamiento.

 

Te dices cosas a ti mismo del tipo: “si yo fuese ella, yo mismo me rechazaría”, lo cual te prepara para el fracaso.

 

Te imaginas que las chicas re rechazan. Sientes tu cuerpo tenso. Y sigues y sigues con la negatividad.

 

Entonces, ¿qué puedes hacer para romper con este patrón?

 

Simple: identifícalo como lo que es.

 

Observa tus pensamientos negativos y cámbialos. En lugar de pensar: “Oh, Dios mío, esta chica me va a mandar bien lejos, porque se me enredan las palabras”.

 

En vez de eso, piensa: “Qué bueno es conocer mujeres, porque con cada chica que conozco, estoy más cerca de encontrar a la mujer de mis sueños”.

 

[ Lee también: Cómo decirle a una mujer que le gustas ]

 

Date cuenta en qué parte de tu cuerpo te sientes tenso, y a continuación, deja que tus músculos se relajen en esas áreas.

 

En mi caso, me siento tenso en la mandíbula y la cara cuando estoy nervioso. Así, cuando relajo la mandíbula y los músculos faciales, alivia mucho mi tensión.

 

Vamos a terminar el artículo con este consejo:

 

1) Se social con el único fin de ser social. Nada más.

 

2) Recuerda que la única manera de superar el miedo es haciendo lo que temes. Cuánto más lo hagas, cuánta más practica tengas, más fácil te será hablarles con calma a las mujeres, porque tu actitud acerca de las experiencias se convertirán en: “He estado allí, ya he hecho eso, no es gran cosa.”

 

3) Reconoce tus malos pensamientos y oblígate a reemplazarlos por buenos pensamientos.

 

4) Alivia la tensión física que tiene tu cuerpo cuando te sientas nervioso.

 

Si deseas leer más de mis sencillas técnicas para conocer y seducir mujeres haz clic AQUÍ.

 

______________________________________________

 

¿Quieres conocer un método rápido y eficaz de seducir a cualquier mujer?

 

Te recomiendo el libro “El Macho Seductor”

 

Libros de seducción hay muchos, algunos buenos, otros no tanto, pero, en mi opinión, el libro “El Macho Seductor” es el método más eficaz para lograr atraer y seducir hermosas mujeres.

 

Si estás considerando utilizar “El Macho Seductor”, pero sigues teniendo dudas, asegúrate de visitar la página de Preguntas Frecuentes.    

 

Asimismo, podría ayudarte leer las historias de éxito y testimonios de otras personas como tú, para que veas la manera como ellos, en similares circunstancias han cambiado sus vidas con las técnicas del programa.

 

No obstante, si deseas una revisión honesta sobre el “El Macho Seductor”  te invito a leer Mi Opinión Personal sobre el producto… ¡Clic Aquí!

 

Librazo-macho-seductor700

Loading...

A Otras personas también les gustó:

  1 comment for “Cómo perder el miedo a las mujeres

  1. OssmB
    29 septiembre, 2016 at 4:38 pm

    El artículo es muy interesante seguramente me será de mucha utilidad. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.