Cómo hacer bien una mamada

como hacer bien una mamada

Secretos para trompetear a tu hombre y volverlo loco de deseo

Por Lynda Pineda

¡Amiga y colega perversita, en este artículo vengo con todo!

Te voy a enseñar cómo hacer bien una mamada o como dirían los aburridos que utilizan términos técnicos: cómo hacer felatio a un hombre. Para los efectos de este artículo, al hecho de darle seo oral al hombre lo voy a llamar trompetear, porque así me siento cuando lo hago, como toda una trompetista.

Loading...

Te voy a dar mis mejores consejitos para que tu hombre se quede con la boca abierta (tranquila, que tú también estarás con la boca bien abierta jejeje) con las estupendas trompeteadas que aprenderás a darle.

En mis explicaciones voy a ser clara y muy explícita, así que si eres medio mojigatica será mejor que cierres esta página y te pongas a ver los teletubbies jejeje. Pero si quieres aprender a darle placer a tu hombre y ser toda una perversita que lo tenga mansito y agarrado por las b… has llegado al lugar indicado.

No conozco a ningún hombre que no le guste que le den una buena mamada, y si ese ese hombre existe, de seguro tiene algún descontrol hormonal jejeje.

El caso es que a los hombres les gusta que los trompeteen, y sin embargo son demasiadas las mujeres que, o bien no les gusta hacerlo o lo hacen tan mal que sus hombres prefieren que no se lo hagan.

Si le dices a un grupo de hombres que te hagan una lista de las cinco cosas que más disfrutan que les haga una mujer, la mayoría de los hombres, si no todos, le darían a recibir una mamada el primer lugar.

¡LIBRO GRATIS! 

"30 ERRORES PELIGROSOS QUE ESPANTAN A UNA MUJER"

¡Y tienen muy buenas razones para ello!

Una boca es húmeda y cálida, y tienes la ventaja añadida de una lengua que puede hacer muchos movimientos tentadores.

Además, también está el hecho de que al ser trompeteado, el hombre se relaja y deja que la mujer haga la mayor parte del trabajo. ¿Qué más puede pedir un hombre para sentirse como todo un macho vernáculo?

[ Lee también: Trucos para enamorar a un hombre en la cama ]

Quizás te parezca que dar no es tan divertido como recibir, pero eso no significa que ponerte de rodillas no tenga sus puntos positivos.

Sólo piensa en esto: ¿acaso no es placentero ver a tu hombre retorciéndose incontrolablemente por todo el placer que le brindas con tu boca?

¿No aumenta tu ego el saber que a pesar de que estás arrodillada, eres tu quien tiene el control?

Cómo hacer bien una mamada… o cómo dar la trompeteada que todo hombre desea  

Una mamadita común y silvestre no está mal (para un hombre es mejor que nada)  pero puedes hacer mucho más para alegrarle la vida a tu macho. Si no has probado nada nuevo en la alcoba últimamente, en las siguientes líneas conseguirás muy buenas ideas para volver loquito a tu galán.

Núm. 1 Nena, ¡suéltate el pelo!

Lo que te voy a enseñar es algo muy sexy y súper fácil de hacer. Lo más probable es que lo hayas hecho sin siquiera darte cuenta. Para hacerlo, él debe estar acostado y tú a su lado.

Todo lo que tienes que hacer es dejar que tu cabello caiga sobre sus testículos. Al mover la cabeza hacia arriba y hacia abajo, tu cabello le dará un suave y sensual masaje en las dos cositas que le guindan.

Puedes estar segura que a él le encantará, será como la suave caricia de una pluma desplazándose por esas peloticas que siempre tocan la puerta pero nunca entran, jejeje.

Núm. 2 Mira hacia arriba

como hacer bien una mamada

¡Míralo a los ojos y sentirá que está con la más divina de las perversas!

Este es un gran movimiento cuando él está sentado o de pie, y tú estás de rodillas frente a él. Mientras lo estás trompeteando míralo directo a los ojos. Esto hace que tus ojos se vean grandes y sensuales, y los ojos grandes te hacen parecer irresistiblemente joven e inexperta.

Lo que él verá es la contradicción entre una mujer sensual trompeteándolo, a la vez que ve a una chica dulce e inocente entre sus piernas. Además, el mirarlo haciendo algo tan sexy es un espectáculo lleno de lujuria y placer.

Núm. 3 No te detengas en medio de la diversión

Hacer feliz a un hombre con la boca es divertido, pero también es agotador, y no pasará mucho tiempo para que tu mandíbula se canse. No hay otra actividad en la que tengas que mantener la boca abierta durante tanto tiempo.

Cuando empieces a sentirte cansada o como si te fuera a dar un calambre en la mandíbula, toma un descanso rápido, pero no lo sueltes.

Lo que la mayoría de las mujeres hacen es detenerse del todo y descansar. Eso le corta totalmente la nota al hombre.

Lo que debes hacer en cuanto empieces a sentir que tu mandíbula se te va a caer, es agarrarlo con tu mano, sacártelo de la boca y seguir con el chuqui chuqui pero manualmente. Así descansas tu boca sin quitarle la diversión a tu adorado tormento.

Cuando te detienes en seco, arruinas esa excitación tan grande que tiene tu macho, y lo más probable es que tengas que comenzar de nuevo para llevar las cosas al estado en que estaban antes de la pausa.

Núm. 4 ¡Tienes que compartir tus juguetes!

No hay ninguna regla que diga que los juguetes sexuales son sólo para ti. Saca uno cuando estés trompeteando a tu hombre para que lo excites aún más. Debe ser algo que vibre, y preferiblemente pequeño. ¡No te sorprendas si sale corriendo si sacas un consolador y se lo pones entre las piernas!

No se lo muestres de una vez. Haz lo tuyo con la boca primero, y cuando lo tengas mirando pa´rriba, es decir, a mitad de camino del orgasmo, enséñaselo.

Adviértele que no le vas a hacer nada raro para que no se asuste, porque los juguetes sexuales son intimidantes para nuestros chicos. Debo advertirte que quizás se ponga un poco remolón, pero tú sigue con lo tuyo y dile que se tranquilice, que ya verá que le va a gustar tanto que después va a estar pidiendo más. 

Pónselo justo debajo de sus peloticas, y empuja ligeramente contra el escroto. Sus testículos y la próstata se estimularán, e incluso si al principio está inquieto, sus miedos desaparecerán rápidamente. No te sorprendas si se viene mucho más rápido y fuerte de lo habitual.

[ Lee también: Fantasías de los hombres en la cama ]

Núm. 5 Muéstrale lo que tienes

A la mayoría de los hombres les gusta mirar a la mujer que le está dando placer.  Pero cada chico es diferente y cada uno tiene sus partes favoritas. Como tú sabes lo que a tu hombre le gusta de ti, pues muéstrale esa parte de tu cuerpo al mismo tiempo que te chupas su glorioso caramelo.

Si él se desvive por tus pechuguitas, dale una buena vista mientras colocas su juguetico entre ellas. Si le gustan tus nalguitas, muéstrale un poco de tu retaguardia.

Si le gusta verte tu cosita, puedes hacerle oral mientras apuntas tus nalguitas hacia él, pero no te acerques demasiado, porque si estás muy cerca no podrá disfrutar de la vista y querrá besarte allí y su atención se desviará hacia ti (tranquila más adelante te dará lo tuyo).

[ Lee también: Cómo ser sensual y femenina sin esfuerzo ]

Núm. 6 Mídele el aceite

Esto no lo aceptan todos los hombres, pero si tú ya has entrado en otras latitudes, un dedo en su c… puede llevarlo al éxtasis total.

Tanto las mujeres como los hombres tenemos puntos de placer allí atrás, además, no tienes que profundizar demasiado para encontrar esos puntos.

Desafortunadamente, debido en gran parte al miedo, y en parte a los tabúes que existen con respecto al ano, hombres y las mujeres prefieren evitar el placer que se encuentra oculto allí.

¿Cómo hacerlo?

Mientras le estás dando lo suyo con tu boca, lubrica uno de tus dedos. Comienza lentamente, frotando solamente el borde exterior. No te apresures, ni le metas el dedo de un solo golpe. Dale unas suaves caricias antes de entrar. 

Cuando se esté relajando, lentamente y muy suavemente, empuja tu dedo adentro. Dile que respire profundo y afloje para que sienta placer. Más o menos a unos cinco centímetros en la parte superior sentirás un abultamiento. Masajéalo. Esta es la próstata (algunos la llaman el Punto G masculino).

Ten cuidado cuando se venga, le vas a dar un orgasmo tan intenso que si te llega a eyacular en el ojo te puede dejar tuerta de la presión que lleva, jajaja, estoy bromeando, pero si va a descargar con gran pasión… tan sólo por meterle tu dedito.

Núm. 7 Apriétale el NiNi

Cada hombre responde distinto a este movimiento, pero vale la pena ver si a tu amorcito le gusta. Cuando esté a punto de venirse, empuja firme sobre el perineo, que es el área entre su ano y el escroto (algunos le dicen el NiNi porque ni es el c… ni son los testículos). 

Esto empujará su próstata y contraerá el flujo de semen mientras eyacula, lo que le hace sentir como que literalmente está a punto de explotar de placer. Presta atención hacia donde apuntas, y observa como la presión hará que su semen se dispare más lejos que nunca!

Núm. 8 Agarra al toro por el cuerno

Este truquito es bueno cuando a tu hombre le cuesta mantener duro a su amiguito, o cuando simplemente quieras cambiar un poco la rutina.

Con tu dedo pulgar e índice, apriétale alrededor de la base del pene. Aplica la presión que necesitarías para pellizcar su mejilla hasta que casi comience a doler, pero no mucho.

Esto funciona manteniendo la sangre en el pene, y por lo tanto lo mantiene duro. Incluso si no tiene problemas de erección, el orgasmo lo sentirá diferente de esta manera.

Núm. 9 Crema facial o gárgaras… ¿Qué prefieres?

tragatela

No tiene que ser todas las veces, pero de vez en cuando puedes dejarlo venirse donde él desee. Hay muchas posibilidades de que él elija dar en el blanco en tu cara o boca.  Quizás no puedas entender por qué él quiere venirse allí, pero si él lo disfruta y no te hace daño, pues complácelo.

Puedes pensar que se trata de dominación y humillación, pero más bien míralo como un juego erótico entre ustedes dos. Mientras él te respete como mujer fuera de la habitación, un minuto o dos de degradación en la cama puede agregar una ráfaga de emoción muy grande a tus encuentros sexuales.

Recuerda, tú eres su perversita y él está fascinado contigo precisamente por lo que eres y lo que le haces.

 [ Lee también: Cómo hacer sentir placer a un hombre en la cama ]

Con estos consejos y trucos, puedes estar segura que tendrás a tu hombre viviendo en éxtasis permanente contigo. Cada vez que pienses que tu macho se merece un regalito o cuando estés calientita y lo quieras hacer disfrutar, utiliza estos consejos para mantenerlo contento.

Ahora, permíteme hacerte una pregunta:

¿Cuántas veces has querido soltarte en la cama para hacer que tu hombre sienta que está con la más caliente de las hembras?

¿Sientes que falta algo en la alcoba que haga que el sexo con tu hombre sea más intenso y placentero? 

¿Te gustaría ser una perversita que hace que su hombre quede agotado y súper satisfecho de tenerte como amante?

Imagina a tu hombre ansioso por llegar a casa porque sabe que allí tiene todo lo que busca en una mujer: una hembra sensual y erótica que le complace todas sus fantasías sexuales y que lo hace sentir pleno y satisfecho.

Seguramente en su día a día se encuentre con mujeres hermosas, con cuerpos esculpidos a fuerza de cirugías y gimnasio, y sí, quizás se las bucee, pero pensará:

“que va, teniendo una hembrita como la que tengo en casa, para que habría de enredarme con otra mujer” 

Y llegará a casa buscando a su verdadero amor, la que le da todo lo que él busca en una mujer…

¿Estás lista para sacar a la perversita que vive dentro de ti y que está ansiosa por demostrarle a su hombre todo lo que tiene para él?

Estás a un clic de ser la perversita que mereces ser… ¡Clic Aquí!

Loading...

A Otras personas también les gustó:

  • Ningun Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.